Consejo

¿Es posible congelar uvas para el invierno y TOP 4 formas en casa?

¿Es posible congelar uvas para el invierno y TOP 4 formas en casa?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A menudo, en el invierno, desea probar algunas verduras o frutas de verano. Las uvas, que se cosechan desde agosto hasta principios de otoño, no son una excepción. Además del sabor, a todo especialista culinario le gustaría preservar las propiedades beneficiosas de la baya. La mayoría de las frutas de verano, cuando se colocan en el congelador durante el invierno, no pierden sus cualidades, pero ¿es posible congelar las uvas? Vale la pena comprender este tema.

¿Se pueden congelar las uvas?

Como muchas delicias de verano, este producto no pierde su sabor ni sus cualidades útiles en el congelador. Prueba directa de ello: en las regiones frías, con un fuerte descenso de las temperaturas, las bayas siguen siendo el mismo atractivo para varias especies de aves. Alguien piensa que congelar uvas es un alboroto adicional en la cocina, porque puede comprar fácilmente frutas, bayas y verduras de invernadero en los supermercados.

Sin embargo, los alimentos frescos congelados retienen toda la vitamina C en la que son tan ricos. Los especímenes cultivados artificialmente no pueden presumir de esta calidad. Además del hecho de que las bayas congeladas pueden complacer a una familia en invierno con su sabor "de verano", se pueden cocinar excelentes compotas y bebidas de frutas con estas uvas.

¿Qué variedades son adecuadas?

Al elegir uvas para congelar, debe prestar atención a las variedades que tienen una piel gruesa y la textura de las bayas es bastante densa. A menudo, estas son variedades de mesa oscuras. Sus propiedades permiten conservar el estado original de la uva, incluso después de una congelación prolongada. Además, a menudo las amas de casa experimentadas optan por las pasas. Las bayas de esta variedad son lo suficientemente grandes y la falta de semillas hace que el proceso de usar un producto de verano en invierno sea aún más agradable.

Selección y preparación de bayas.

Al comprar uvas en el mercado o en una tienda, su elección debe basarse en la belleza, así como en el tamaño de las bayas. Será útil probar el producto antes de comprar una gran cantidad del producto.

Debe tener un poco más de cuidado al cosechar directamente de una rama en el jardín.

Este procedimiento se realiza mejor en la segunda quincena de septiembre, cuando está seco y claro. La humedad en la fruta puede estropearla cuando se congela.

Es necesario cortar los pinceles con mucho cuidado, asegurándose de que las bayas no se agrieten ni arruguen. Los dañados deben comerse de inmediato, dejarse en el vino (si hay ganas de hacerlo) o desecharse. Los cepillos restantes están cuidadosamente colocados en una caja o caja, cubiertos con papel en la parte superior para protegerlos contra factores externos negativos.

Se deben tomar varios pasos inmediatamente antes del proceso de congelación:

  1. Enjuague los cepillos con agua corriente, eliminando por completo la suciedad y el polvo que puedan haberse acumulado durante el almacenamiento.
  2. Cuélgalos de una cuerda hasta que el agua esté completamente drenada y seca.
  3. Pon las uvas en el frigorífico durante dos horas.

Esta preparación preliminar es imprescindible para cualquier receta de congelación. Si omite esta etapa, existe el riesgo de que las bayas se echen a perder y disminuya la intensidad del sabor del producto.

Opciones para congelar uvas para el invierno.

Parece que nada más fácil que meter el producto en el congelador y dejarlo allí hasta el invierno. Pero, de hecho, para que las bayas conserven sus propiedades beneficiosas y su sabor primario, deben almacenarse adecuadamente. Además, hay una gran cantidad de recetas para congelar uvas, y cada ama de casa debe decidir cuál elegir. Puede probar diferentes opciones cada invierno o cocinar varias a la vez.

Cosecha en racimos

Para evitar que las uvas congeladas en racimos cosechados en casa se echen a perder durante el almacenamiento, debe seguir algunas reglas:

  1. Los racimos de uvas refrigerados se colocan en una fuente o bandeja grande y se dejan en el congelador durante 6-8 horas.
  2. Después, las uvas se clasifican en bolsas para su posterior almacenamiento. No se colocan más de 2-3 cepillos (manojos) en una bolsa.
  3. Ahora el producto conservará todas las cualidades útiles hasta el momento de su consumo.

Las amas de casa experimentadas notan que este método es más adecuado para las bayas, de las que luego planean cocinar compota. Sin duda será un capricho delicioso y saludable en medio de un frío invierno.

Puré de uva

Este método requiere la mayor inversión de tiempo, ya que cada baya tendrá que ser deshuesada. Luego se colocan las uvas en una licuadora junto con el azúcar y se trituran. La proporción de los productos es 2: 1. La masa resultante se transfiere para su almacenamiento y se envía a congelar.

Congelar en almíbar

Este método se recomienda para variedades de uva ligeras. Los pinceles se preparan según el método tradicional. A continuación, las bayas se separan y se colocan en un recipiente para congelarlas más. El jarabe se prepara por separado con 2 cucharadas. l. agua con 1 cucharada disuelta. Sáhara. El almíbar se revuelve bien y las bayas se vierten en el recipiente.

Congelar en azúcar

Una de las formas más fáciles, pero no menos exitosas, de congelar uvas. Las bayas individuales se lavan a fondo y luego se colocan en una bolsa. Aquí también se vierte azúcar. Luego, debes mover con cuidado la "mezcla" a un tazón. Por lo tanto, el azúcar se mezcla uniformemente con las bayas, que no se dañarán.

¿Cómo y cuánto se puede almacenar?

Las uvas congeladas que se limpian a fondo y se cocinan adecuadamente durarán todo el invierno. Entonces, incluso a principios de la primavera, puede complacer a sus seres queridos con una compota de bayas de verano. Es cierto que si el refrigerador está descongelado, es mejor usar las uvas de inmediato.

Reglas de descongelación

Para evitar que las bayas pierdan su sabor, es importante descongelarlas correctamente. El proceso se lleva a cabo por etapas. Inicialmente, los paquetes o envases con el producto se transfieren al refrigerador durante 10-18 horas. Método de descongelación rápida: verter agua tibia sobre las uvas. Es cierto que en este caso, el producto se consume de inmediato.

No se recomienda colocar las piezas de trabajo en el microondas antes de usarlas. Como resultado, algunas de las vitaminas se destruyen, como en el caso de la descongelación gradual a temperatura ambiente.


Ver el vídeo: Webinar: Tienes seguridad de que la desinfección en tu casa es eficaz? (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Miktilar

    No está de acuerdo

  2. Kabaka

    la frase brillante y es oportuna

  3. Coulter

    Esta publicación realmente me apoyó para tomar una decisión muy importante por mí mismo. Un agradecimiento especial al autor por eso. ¡Espero con ansias nuevas publicaciones tuyas!

  4. Jameel

    También que haríamos sin tu notable frase

  5. Lyman

    Todo claro

  6. Leathlobhair

    maravillosamente, es una pieza muy valiosa

  7. Taurisar

    Es la respuesta muy valiosa



Escribe un mensaje